Eduardo Medina Havlicek

Originario de la ciudad de Naucalpan,

Estado de México, Nació en Septiembre de 1973 siempre rodeado de la naturaleza y desde muy pequeño admiró la belleza de la vida desde su infancia demostró facilidad Creativa.

Estudió en la Universidad Autónoma de México sus estudios en arquitectura, pintado desde pequeño y de manera formal a los Veinte años con la maestra Aliria Morales En su taller de creatividad.

Hablar de la obra artística de Eduardo Medina, es remontarse  de manera inmediataa la belleza. Los razgos que despliega a través de su magia impone una autenticidad propia. Inspirada por importantes situaciones que acontecen en una vida llena de modernidad, donde la esencia no es limitada para hacer factible su principal misión: La de pintar.

Medina Havlicek  es un hombre que se adapta a cada momento de se entorno humano, manifestando con ello diversos temas y texturas que se van agregando a su propio sello personal.  Eduardo eligió a este bello puerto, que le ha dado impulso a un “renacimiento artístico”, Con un soplo de aire fresco venido del mar. Su pintura ha sido como un espejo donde se han visto reflejadas la figuras femeninas más interesantes y bellas del medio artístico nacional, entre las que destacan la gran estrella internacional, Lucía Méndez, la inolvidable belleza Elsa Aguirre, la rubia cantante española Ana Cirré, la Mejor Voz de Mèxico, Eugenia Leòn, ¿ y por qué no? También a la controvertida Irma Serrano “La Tigresa”, entre otras, quienes se han quedado impactadas con su obra y el cómo es que Eduardo ha resaltado los templos de su personalidad a través de sus retratos, teniendo una importante apertura en los medios de difusión nacionales y extranjeros, acceso y tal vez un privilegio al que pocos artistas de su edad en este país pudieran gozar.   Sin embargo, su desarrollo pictórico no se acostumbra si no también a la evolución de temáticas, texturas y personajes al que Eduardo Medina desea avanzar, de acuerdo a las capacidades que no solamente el conocimiento le han permitido, sino todo ha partido a través de su llave maestra, que es el corazón. “porque sin corazón y hambre de amar no hay vida”,  dirían los hombres venidos del desierto universal. Sobre  el proceso creativo que imprime el autor en sus obras abstractas, es ahí cuando El espectador acaba por resolver en su propio concepto el estilo, y la misión que cada creación despierta en él. Mensajes abstractos  donde no se plasman figuras sino sentimientos.

Alberto Jiménez Mora

Periodista

La obra de Eduardo Medina Havlicek surge a partir de transformar la realidad con trazos y texturas para dejar una puerta abierta a distintas posibilidades en las que todo puede ser, o no.

Mediante la abstracción y el surrealismo, Medina Havlicek crea un estilo propio y característico. Logra que el espectador se introduzca en su mundo para buscar una explicación sobre cada una de las formas plasmadas.

De acuerdo con el artista, el origen de su inspiración surge por impactos visuales estéticos que a la fecha siguen muy presentes en su vida cotidiana: “Entiendo el mundo del arte como una fuente de introspección que me permite ser yo mismo. Me gusta encontrar mi propio lenguaje y visión de la vida y después plasmarlo para proyectar hacia el universo”, explica Medina, quien se define como un buscador insaciable de lo estético.

Además de ser pintor, estudió arquitectura y fue discípulo de la destacada pintora mexicana Aliria Morales. Con ella reforzó sus conocimientos en artes visuales, especialmente en acuarela, óleo y acrílico.

Eduardo Medina Havlicek cuenta con una trayectoria de 20 años y ha expuesto su obra en recintos como Polyforum Siqueiros (Ciudad de México); Museo del Carmen (Ciudad de México); Museo Fuerte de San Diego (Acapulco, México); Museo del Sexo (California, EU) y La Llorona Art Gallery (Chicago, EU), por mencionar solo algunos.

Click aqui para ver algunas de sus obras.

eduardo